Si por supuesto, puedes seguir utilizando tu mismo dominio y conservarlo con tu proveedor actual, solo deberás modificar la configuración de los «Nameservers» (DNS) para que apunten a nuestros servidores.